sábado, 2 de diciembre de 2006

RESPETO Y ADMIRACIÓN

He leído un post del blog de guardafaro, recomendado por una persona a la que quiero mucho,una reflexión sobre las religiones, y me ha traido a la cabeza mi propia reflexión:
Respeto, admiro y me siento afortunado de tener personas conocidas, y en algunos casos amigas, con un fuerte sentido religioso.
Pero las respeto y admiro no por el hecho de su religiosidad, sino por su conducta, por lo que hacen. Admiro ese compromiso ético, esas acciones ese hacer algo por los necesitados, ese “meterse en líos” por conseguir un mundo más justo.
No respeto, ni admiro, a quienes hacen gala de su religión, y, con sus rezos, mantienen la conciencia tranquila. Ni respeto ni admiro a quienes no mueven un dedo por los demás. Aquellos que rezan mucho, y después se indignan con los inmigrantes, aquellos que con unas oraciones, su misa dominical y una limosna, resuelven las enseñanzas de su religión.
Bueno, también me ocurre todo lo anterior con los que no se las dan de religiosos.
Y, aprovechando el tema, voy a poner un video de Ricardo Arjona referido al mismo tema que me encanta. Se titula "Jesús es verbo, no sustantivo":

2 comentarios:

guardafaro dijo...

Se escribió que los habitantes de Farisea eran dados a sus públicas demostraciones de religiosidad más que al verdadero sentimiento religioso. La exteriorización ante los demás era lo primero y más importante para ellos. Aún hoy hay muchos fariseos por el mundo. Se puede ir a misa todos los domingos, e incluso comulgar, siendo un Capo de la Mafia. ¿Es eso religiosidad?

A mi no me importa cual es la creencia religiosa que alguien tenga, o que pregone ser ateo y no creer en religión alguna. Lo importante no es lo que pregonan o lo que publican, sino la forma como realmente se comportan. Se puede ser ateo y a la vez tener una enorme ética y una gran moralidad, y ser incluso activos en alguna ONG o de alguna otra forma. Aunque simplemente se puede hacer algo por el mundo tan sólo con ser un buen ciudadano y un buen padre de familia. Es válida la afirmación de que si todos barriéramos el frente de nuestras casas la calle estaría limpia.

Pepe Espinós dijo...

Comparto absolutamente tu párrafo:
"A mi no me importa cual es la creencia religiosa que alguien tenga, o que pregone ser ateo y no creer en religión alguna. Lo importante no es lo que pregonan o lo que publican, sino la forma como realmente se comportan. Se puede ser ateo y a la vez tener una enorme ética y una gran moralidad, y ser incluso activos en alguna ONG o de alguna otra forma. Aunque simplemente se puede hacer algo por el mundo tan sólo con ser un buen ciudadano y un buen padre de familia. Es válida la afirmación de que si todos barriéramos el frente de nuestras casas la calle estaría limpia."
No sé cual es tu credo, si lo tienes, pero estoy seguro que eres, por lo que dices, alguien de los que con su granito de arena hace que esto no sea tan horrible.